Veganismo ¿Radicales o animalistas?

     Difícil poder hablar de este tema cuando el que suscribe estas líneas pone en  practica una forma de vida vegana. Quizás esta forma de afrontar la vida se ha transformado en un circo mediático, y se haya perdido ya la esencia de lo que significa el veganismo para quienes lo vivimos por una causa moral y no por una moda o por seguir un estilo de vida saludable.

     Mi forma particular de describir el veganismo es mantener un estilo de vida sin infligir ningún tipo de sufrimiento directo voluntario, ni formar parte de ninguna de las maneras de la cadena que  inflige ese sufrimiento voluntario a ningún ser vivo que tenga la capacidad de sufrir. Aunque es cierto que en este mundo cada persona que componemos la comunidad vegana respetamos a los animales, igual de cierto es que cada un@ lo hacemos por diferentes motivos. A mí personalmente no me importa el motivo por el cual se dejan de torturar y matar animales, lo único que me importa es que las víctimas de este negocio cada vez sean menos, aunque sí es cierto que me apena que haya más motivos que únicamente los morales. En este caso sí me vale la tan manida expresión “el fin justifica los medios “,  ya que son muchos los animales que se libran de la tortura y del asesinato por cada persona que decide afrontar la vida de manera vegana.

Por suerte cada vez somos más las personas que damos el cambio eligiendo una vida sin sufrimiento innecesario; y por suerte nuestr@s jóvenes son quienes más comprometidos se encuentran con el veganismo, por lo que teóricamente se augura un futuro con menos sufrimiento innecesario.

     Por otro lado existe el debate de si se puede o no llevar una dieta vegana saludable, y al respecto hay infinidad de estudios que corroboran la salubridad de este estilo de vida; y si por salud es viable mantener este estilo de vida, económicamente hay que decir que aún es mas rentable. En principio y sin ahondar más en otras razones, ¿por qué no dar el cambio al veganismo?. Ahora es cuando llegan esas excusas que carecen de sensatez: “si la naturaleza nos ha hecho omnívoros…..” , “por tradición ……” , “por cultura…..”, y lo que hace que me sangren los oídos al escucharlo, “por placer..…”. ¿Qué puede pasar por la cabeza de esa persona cuando dice que paga para que maten a la cría de un animal por disfrutar de comer su carne?, quiero pensar que simplemente nunca se paró a pensar lo que hay tras el negocio de la carne, del pescado, de los huevos, ni de la leche; porque me entristecería mucho pensar que, aun sabiendo el sufrimiento que hay tras estos negocios, decidiera seguir siendo un eslabón más de la cadena del sufrimiento de millones de animales inocentes.

     Tampoco puedo llegar a entender la poca empatía que la sociedad tiene hacia el sufrimiento de los animales cuando disfrutan viendo a un animal que tristemente ve pasar los minutos de su vida dentro de una jaula en un zoológico, o cuando ríen ante la humillación a la que son sometidos otros animales ante las luces de colores de los circos y otros espectáculos. Aunque solamente he reflejado en estas líneas dos situaciones, son varios los casos donde se maltratan animales para el “disfrute” de quienes pagan para”divertirse” de alguna manera con el sufrimiento de seres que sienten como tú o como yo.

     Y no quiero dejar pasar por alto el uso de prendas de cuero o pieles, ¿qué necesidad hay hoy en día de infligir sufrimiento a los animales para vestirnos?; yo os lo respondo claramente, el único motivo que existe es el de dar una imagen dentro de una sociedad consumista que se mancha de dolor y sufrimiento a cambio de lucir un estatus que muchas veces es sólo apariencia y que realmente es un “quiero y no puedo”. Mucho sufrimiento tras la industria de las pieles y el cuero únicamente para satisfacer la falta de personalidad y autoestima de quienes necesitan la aprobación de su entorno demostrando un supuesto estatus social.

     Tras divagar hasta este punto, retomo la pregunta que me ha llevado a escribir estas líneas, ¿somos las personas veganas tan radicales cómo nos pintan por no aceptar que se torture y se mate a otros seres de otras especies que sienten cómo nosotr@s?, o, ¿es nuestro amor hacia los animales tan intenso que sacamos de nuestra forma de vivir cualquier sufrimiento innecesario provocado a cualquier especie animal?. Y a raíz de estas dos preguntas me surgen otras dos, ¿cómo puede gritar alguien a los cuatro vientos su amor por los animales mientras calza uña zapatillas de cuero y  agarra con su mano una hamburguesa de carne de ternera a la vez que acaricia al perro que tiene en casa?, y realmente, por ser diferentes y minoritari@s, ¿somos nosotr@s l@s vegan@s l@s radicales, o lo son aquellas personas que pagan para torturar y matar animales por placer, tradición, cultura,……?. A mí personalmente me cuesta entender que por luchar por evitar el dolor y el sufrimiento que se inflige a quienes no pueden defenderse me llamen radical; y sin embargo, quienes pagan para que torturen y maten, y permiten que exista este sufrimiento, sean los no radicales y además me pidan respeto.

Quizás a nuestra estresada sociedad le falta tiempo para pararse a pensar en el dolor innecesario que causamos a otros  animales inocentes.

Autor: Mario Aguirreurreta

Plataforma Ciudadana Justicia y Defensa Animal

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*